martes, 11 de agosto de 2009

EN EL 77 ANIVERSARIO DEL GENOCIDIO DE 1932

LA FUNDACIÓN JOSÉ FELICIANO AMA (FAMA) CUMPLE SU COMPROMISO CON LA VERDAD Y EXIGE RESPETO A LOS DERECHOS DE LA NACIÓN ORIGINARIA INDÍGENA DE EL SALVADOR
IZALCO, TERRITORIO ANCESTRAL INDÍGENA, AGOSTO 9, 2009

En septiembre del 2007 la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas adopta la Declaración por los Derechos de los Pueblos Indígenas. Ciento cuarenta y cuatro estados votaron a favor, cuatro en contra y once abstenciones. Por primera ves, la ONU reconoce, oficialmente que los derechos afirmados en los Tratados son “asuntos de importancia internacional, interés, responsabilidad y carácter” y los estados están obligados a sostener y honrar estos tratados.
Desde su creación en el 2002 la Fundación José Feliciano Ama (FAMA) a trazado en su plan de trabajo el rescate de los eventos de 1932 de los anales de la historia como parte fundamental en la vida moderna del Pueblo Indígena de El Salvador; su principal objetivo es apoyar las organizaciones Indígenas, asegurar que el patrimonio ancestral, histórico y cultural de este sea respetado, que el pueblo originario Indígena juegue un papel determinante en el nuevo concepto de nación del cual ha sido históricamente excluido y regresarle a Izalco su verdadero valor cultural, de antiguo centro de espiritualidad, conocimiento y aprendizaje.
Considerando, que “la matanza” de 1932 constituyó un hecho contundente que destruye parte del sentir indígena y en particular la del pueblo Nahuat-Pipil, por lo cual tuvimos que librar una difícil lucha por la supervivencia, soportando el terror, el abuso y la discriminación tanto oficial como de la población no indígena y la falta de reconocimiento de nuestros derechos, hasta el grado de volvernos invisibles y negar nuestra propia identidad.
Teniendo en cuenta, que las consecuencias de estos hechos terribles e impunes, aún están presentes en la memoria del pueblo indígena y siguen siendo usadas como formas de intimidación y terrorismo institucional por el estado salvadoreño y sus organizaciones, razón por la cual, el temor a manifestar nuestra identidad indígena y luchar por nuestros derechos cobra vigencia aún en las generaciones más jóvenes, y ha contribuido a una cultura de violencia que permanece en el país hasta hoy en día.
Como legítimos herederos de nuestras costumbres y descendientes originarios de los Izalcos, decididos a no dejarnos vencer por el miedo, o por un sistema que nos ha negado toda posibilidad de vivir dignamente, hacemos ejercicio de nuestro pleno derecho a la libre determinación y, no cediendo ante la presión de las “instituciones oficiales” del estado, lideres indígenas corruptos, amenazas como actitudes y comportamientos retrógrados y racistas, los cuales han tratado de deslegitimar nuestra voz, violando nuestros derechos, la Fundación Ama (FAMA),
Reafirma, la preocupación manifestada en la declaración de la ONU , que los Pueblos Indígenas han sufrido de injusticias históricas como resultado, Inter alía, de la colonización y del robo de sus tierras, territorios y recursos como el derecho a desarrollarse de acuerdo a sus propios intereses y necesidades y,
Reconocemos en la declaración de la ONU , la urgente necesidad de respetar y promover los derechos inherentes de los pueblos indígenas que se derivan de sus política, economía y estructuras sociales y de su cultura, tradiciones espirituales, historia y filosofía, especialmente el derecho a sus tierras, territorios y recursos,
Retomar nuestra historia y nuestra verdad en nuestras manos, creando para el 75 aniversario del genocidio, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad sobre 1932, con el apoyo de notables indígenas Nahuat-Pipil, miembros de la sociedad civil salvadoreña y de la comunidad internacional y,
Reforzar nuestro compromiso por los derechos del pueblo originario indígena y el respeto por la memoria de nuestros antepasados, que viven en nosotros,
Seguir esforzándonos por crear nuevos y dignos líderes indígenas con un alto grado de integridad, ética ancestral e independencia para no ceder a las falsas promesas por el cielo, el desarrollo y al juego político,
Hacer que se respete nuestra voz, la integridad de nuestros miembros, como nuestro nombre como organización indígena originaria y desde ya no nos hacemos responsables de cualquier mal uso que se le de al nombre de nuestra organización o sus siglas,
Exigimos que en este periodo “del cambio” en El Salvador, no se jueguen a la política con el dolor del pueblo indígena y se respe nuestra dignidad,
Exigimos de igual manera que el estado salvadoreño pida perdón por el Genocidio de 1932 y inicie de inmediato un proceso de reparación y,
Manifestamos que seguiremos respaldando el trabajo de la Comisión de la Verdad y seguir en el futuro, conmemorando cada 22 de enero el genocidio de 1932, hasta que la verdad sea esclarecida.
POR LA MEMORIA, LA TIERRA Y LA VERDAD


Fundación José Feliciano Ama (FAMA) AMAFUND@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada