sábado, 20 de marzo de 2010

EL SALVADOR: NECESITA TRES UNIVERSIDADES PUBLICAS- POR MANLIO ARGUETA

Ante los problemas que pasa todos los años la Universidad de El Salvador, propongo algunas ideas para crear al menos tres universidades estatales. Al final agrego una de las experiencias exitosas más impactantes de América Central, como es el caso de Costa Rica, con cuatro universidades estatales que ha logrado desconcentrar la dirección de cada una de ellas lo que permite una mayor cobertura para los estudiantes, y administraciones que emulan para lograr mejores resultados en la educación superior. Sobre todo se logran cuatro liderazgos (Rectores y autoridades universitarias) académicos en una libre emulación para ofrecer a cada una de sus universidades la excelencia y calidad que se requiere. (Ver Experiencias Existosas al final).


Mi planteamiento surge de lo observado año con año, cuando grupos de estudiantes que no pasan el examen de admisión secuestra, o “toma”, el recinto de Universidad de El Salvador obstaculizando el normal acceso a más de 40 mil estudiantes. Esto crea un enorme desprestigio no solo a centro de estudios superiores sino que al país entero. Y las autoridades universitarias de posguerra han hecho muy poco para resolver el problema. Es una inacción denigrante que refleja la situación nacional a la que se ha relegado la educación y el tema social desde la preguera y la guerra civil (1972-1992), casi un desprecio. Este año 2010, 30 estudiantes realizaron la “toma” o secuestro para justificar la admisión de 250 estudiantes que no pasaron el examen de ingreso, pretendiendo crear una crisis política peligrosa.

Mi idea es proponer una salida salida integral al problema: crear tres universidades públicas. Una de ellas sería la Universidad de El Salvador ( UES). Otra sería de Nuevas Tecnologías cuya infraestructura está terminada, me refiero al Megatec de La Unión. Y una tercera podía ser una universidad de maestros, semejante a lo que fue la exitosa Escuela Normal Superior. A esta se sumarían en unidad de posgrado los miles de maestros que están participando en programas de formación profesional organizados por el Ministerio de Educación en el 2010. Y abrir el pregrado para Ciencias de la Educación, Psicología, Etica, Ciencias Sociales, Filosofía, Letras.

Partir de cero con nueva mística docente y programas con metodologías innovadoras. El paralelismo de carreras no es obstáculo como lo vemos con las universidades de Costa Rica. El joven seleccionará su casa de estudios de acuerdo a su localidad y aspiraciones. Y cada universidad racionaliza sus recursos para ofertar en sana emulación la calidad académica.

La idea no solo es descentralizar, sino crear tres universidades con sus respectivos liderazgos en enseñanza superior: tres Rectores, y tres cuerpos de dirección universitaria.

El problema del presupuesto tiene una salida si pensamos que si ahora la única Universidad de El Salvador cuenta con una población de 50 mil estudiantes, si hubiese tres Universidades de El Salvador, la población estudiantil dividiría sus opciones de ingreso, y cada universidad tendría sus recursos financieros de acuerdo a las profesiones propuestas. Además, si aplicamos como exigen los organismos internacionales de destinar el 6% del presupuesto para educación, sería la clave para el desarrollo del país que exige educación, educación y más educación.

Por otro lado, cada universidad puede implementar sus propias iniciativas para adquirir otros fondos: cooperación internacional, programas de apoyo de Universidades internacionales, donantes privados, becas al exterior, y fundaciones para propiciar áreas específicas.

Este año 2010 la población demandante de estudios se incrementó, y esto debería ser una bendición para el país (aunque muchos lo ven como maldición). Pero si la Universidad de El Salvador tiene 50 mil estudiantes. imaginémonos dentro de cinco años cuánto crecerá. No se puede resolver un problema que tiene sus raíces en un desarrollo desigual y un desprecio prejuicioso por la educación superior. La “cultura de paz” no ha podido superar este prejuicio. Por otro lado, no podemos dejar a un solo liderazgo académico superior el destino de la Nación concertado en esos millares de estudiantes. Hay que innovar, hay que acudir a técnicos y profesionales extranjeros en una primera etapa, o bien a salvadoreños que han terminado estudios de doctorado en los diversos países donde se encuentran. Buscar la solución a fondo.

En Costa Rica las decisiones de formar cuatro universidades fueron decisiones del ejecutivo, luego aprobadas por la Asamblea. En tres de ellas el artífice fue el presidente José Figueres Ferrer, un estadista, no solo un político, y fue el líder combatiente de la Guerra Civil (1948) que no tuvo una profesión universitaria, pero lo sobraba mística, honradez, inteligencia y visión de país. Su autoridad le permitió impulsar tres universidades, distintas a la Universidad de Costa Rica (Nacional). Ojalá tuviéramos los centroamericanos ese tipo de “autoritarismos”. Ahora ese país hermano cuenta con cuatro universidades públicas con garantía de excelencia, que atiende la demanda estudiantil en todas las regiones. Igual calidad tiene las universidades privadas sujeta a un régimen eficiente de certificación desde el respectivo Ministerio.

Esas universidades aparecieron de repente. Recuerdo que cuando la Normal de Maestros fue convertida en Universidad Nacional (UNA) allá por 1973, me pareció inusitado. Y 37 años después es una universidad prestigiosa. Sin mayores presupuestos al inicio, la UNA fue cultivando una mística de hacer de la educación superior un pilar del desarrollo. ¿Por qué no podríamos hacerlo en El Salvador? Y no hay problema, nunca lo hubo. No ardió Troya.

Quiero ser extenso en mi descripción de las Experiencias Exitosas porque ayuda a aclarar la propuesta. Además, debe destacarse que esass cuatro universidades tiene sedes en distinta zonas geográficas. Pese a tener un tercio menos de habitantes que tiene El Salvador. Y solo una de ellas, la UCR (equivalente a la UES) cuenta con 30 mil estudiantes. Tampoco existe contradicción con las universidades privadas, dado que existen normas estrictas de certificación y opciones libres para acudir a cualquiera de ellas, sean públicas o privadas.

EXPERIENCIAS EXITOSAS EN COSTA RICA.

-La Universidad Estatal a Distancia (UNED, sede central en Sabanilla Montes de Oca). Atiende Humanidades y Ciencias Sociales para distintas regiones del país. Imparte carreras de Estudios Generales, Bibliotecología, Tecnologías de Información y Comunicación, Ciencias Criminológicas. Enseñanza de Inglés para I y II ciclos. Ciencias Policiales. Ciencias de la Religión. Turismo Sostenible. Música en Instrumentales. Teología. Se creó en 1973, cuando aun no había Internet, lo que demuestra una visión educativa fuera de serie.

-La Universidad de Costa Rica (UCR, situada en San Pedro Montes de Oca). La más antigua, equivale a la Universidad Nacional de cada país de Centroamérica. Atiende un gran abanico de opciones profesionales, entre ellas las carreras liberales. Esta universidad, dado su prestigio, recibe estudiantes centroamericanos, Colombia, Venezuela y los Estados Unidos. Tiene SEIS Sedes en todo el país y prestigiosas unidades de postgrado. Cuenta con una Escuela de Estudios Generales, una especie de preparatoria para que el estudiante tenga dos años de seminarios y materias diversas de acuerdo a las opciones de carreras, incluye Orientación Vocacional y una gama de Apreciaciones Artísticas que deben tomarse por un año, requisito sin lo cual nadie, de ninguna carrera, puede graduarse.

-La Universidad Nacional (UNA, en Heredia). Con OCHO sedes regionales. Nació en 1973 con base a una escuela normal de maestros y Escuela Normal Superior. Su crecimiento es inusitado. Cuenta con carreras humanísticas y doctorados que no chocan con las otras universidades en especial la UCR la otra universidad nacional. Se fundó con la idea de ser una institución al servicio de los sectores costarricense menos privilegiados. Tiene una de las escuelas de veterinaria más prestigiosas de América Central. Y un Instituto de Estudios Latinoamericanos.

-Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), en Cartago. Universidad pública con CUATRO sedes, Cartago es la principal. Tiene estudios académicos para 14 tipos de ingenierías; y 4 profesiones más; 4 maestrías y 1 doctorado, además de contar con diversos programas de investigación, y una fundación (FUNDATEC), etc. Además se dan cursos de Humanidades para que los estudiantes tengan acceso a todas las Ciencias básicas. Organiza un encuentro internacional de escritores y poetas, y talleres de poesía. Cuenta con un Centro de Estudios Generales.

El ITCR, además de las ingeniería, atiende otras carreras como: Administración de Empresas, Enseñanza de las Matemáticas por Computadora, Turismo Rural, Arquitectura y Urbanismo, Tecnologías de la Información, Nanotecnología o Mini Robótica para todo tipo de circuitos integrados y participa en un proyecto internacional de Energía Atómica de ensayos clínicos para restauración trasplantes de piel. Cuenta con una unidad de investigación de Plasma, un nuevo combustible para los viajes al espacio; este combustible ya fue aprobado por la NASA.

Como vemos, excepto la Universidad Estatal a Distancia (UNED) todas tienen una Escuela de Estudios Generales, donde el estudiante descubre su vocación por la carrera, fotalee sus conocimientos según la carrera seleccionada y evita el caos de cambios de Facultad que es un camino incorrecto, o truco, para ingresar automáticamente por equivalencias a la carrera que no tuvo calidades académicas para ingresar, creando así una sobrepoblación en los primeros años que resta espacios y derecho de cupo a los de nuevo ingreso a la Universidad.

La idea es viable, aunque para ello debemos avanzar hacia un mayor financiamiento de la educación, algo que no se pudo hacer en los últimos veinte años. Pero si pensamos en la búsqueda de soluciones para el desarrollo, si pensamos que la esperanza del futuro está en la juventud, y no hacer de ellos el centro del mal, no vemos por qué no podemos ir estableciendo desde ya las bases. Quizás aquí se podría parangonar aquella frase de los años 80 referida a Nicaragua: si Costa Rica pudo, El Salvador podrá.

Desde El Salvador, América Central, marzo 17 de 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada