domingo, 2 de mayo de 2010

DERECHA SOCIAL= NAZIS Y FASCISTAS POR MARVIN AGUILAR

Hay un problema con el lenguaje de los políticos criollos: defienden una cosa; igual la que es contraria y, resulta que en ambos casos tienen razón. Nuestros políticos como al fin y al cabo son salvadoreños poseen esa característica de la identidad nacional: el mimetismo, tendemos a imitar lo que, y como, se hace en otros países. Las influencias son necesarias teniendo en cuenta que somos resultado de occidente; el problema radicaría en que la cultura mimética es más fuerte que la originalidad.

Es histórica esta carencia de creatividad que obvia nuestra antropología nacional; hace algunos años durante la administración de Oscar Osorio, el nacionalismo verbal y de actitud de su gobierno era una copia de lo que el presidente durante su época de estudio había ido escribiendo y observando en Italia.

La expresión en el gobierno de Osorio de:
Piensa como salvadoreño,
Actúa como salvadoreño,
Cumplirás con tu deber.

No es más que una traducción del fascismo italiano:
Pensa come italiano,
Attua come italiano,
Adempierai il tuo dovere.

Las campañas electorales no se escapan de esto: ARENA contrato para su última campaña presidencial a la mexicana gabinete de comunicación estratégica y luego a un grupo de especialistas en propaganda siempre de aquel país.

Más recientemente hemos visto como un partido en formación: PP, ha tomado para sí, no solo las siglas de la derecha española sino además el pino, cuyo símbolo es usado desde hace décadas por la democracia cristiana en Honduras.

Rudolf Hess: Un voto por Hitler es un voto por Alemania = un voto por ARENA es un voto por Tony Saca.

Recientemente en una entrevista para contrapunto el coordinador de GANA, que son igualmente las siglas de un partido guatemalteco ha incursionado en su versión salvadoreña y, definía la ideología de su partido así: Yo me he identificado como un hombre de un pensamiento de una derecha de carácter social, humana que es la corriente mundial que está privando en estos momentos. Si vemos las diferentes derechas que están ganando en América Latina y en otros países obedecen a una corriente más humana.

Luego en la misma entrevista declara: básicamente nos hemos identificado como un partido de derecha. Algunos la llaman de derecha popular, yo en lo particular la llamo una derecha social pero lo que significa es que hay que ponerle un ingrediente más humano a este sistema de economía de mercado.

El movimiento: derecha social italiano es el neo fascismo y la derecha popular es una derecha de centro reformista, que surge de la unión de dos partidos: los liberales y el demócrata popular, para el caso español. Pero hay otra variante.

Durante el tiempo que viví en Alemania pude constatar la realidad del discurso que la National Radikal Sozial o el NPD manejaban en cuanto a las ideas de no a lo extranjero, y que cuya predica es el odio, violencia e intolerancia contra todo lo que no fuera alemán, valiéndose de la música, días de campo, internet, el futbol para propagar las ideas de derecha popular.

Manejaban un discurso xenófobo, muy parecido al de Wil Salgado contra los nicaragüenses en San Miguel. ¿Es de extrañarse entonces la desesperada negociación de GANA por incorporar al alcalde migueleño a sus filas? O ¿de ofrecer una buena suma por incluir en la camisola de CD Águila la palabra GANA? Salgado, al no saber de terminología política en vez de definirse como derecha popular, se llamó así mismo: la derecha descalza. A esta derecha – que avanza debido al desgaste de los partidos tradicionales- hay que plantarle cara aún desde la misma derecha. Ese es un trabajo importante que hay que asumir con coraje.

¿La respuesta a estos grupos? Bien nos lo decía el ex ministro del interior alemán, Otto Schily en una conferencia en el centro Cervantes de Berlín: nunca como hoy, Alemania ha gozado de tantas libertades democráticas, hay que seguir ampliándolas. Pero en El Salvador somos un Estado débil, que se encamina a pesar de las jornadas de oración hacia un Estado fallido.

¿Sabe Rafael Moran Orellana lo que significa la derecha social o, más aún que clase de derecha es la que prevalece en el mundo y, en particular en América Latina? Desconozco la formación académica del coordinador de GANA, pero es necesario que nuestros políticos detengan ya esa estrategia de maquillar el lenguaje al usar términos de la ciencia política, repetir algún cliché que, sacado sin pensar en el calor de una entrevista pretendan presentárnoslo como una invención criolla de lo que vendría hacer un partido político nuevo que hará delirar a las masas cansadas de la utilización de nuestros dirigentes tradicionales; ya la utilizó d´Abuisson.

Lo cierto es que la derecha está ganando terreno en Europa. La reciente victoria en Rumania de Viktor Orban lo confirma. Pero debemos hacer una reflexión importantísima sobre el dirigente rumano: viene de ser liberal. Los otros, los que se oponen a la gran banca, la derecha popular rumana son considerados una amenaza para la democracia.

El referente es sin duda: Nick Clegg quien está teniendo un notable ascenso en los sondeos para las próximas elecciones británicas. Este liberalismo democrático; que por cierto nada tiene que ver con el extinto partido de Kirio Waldo Salgado, o con el partido liberal democrático de Vladimir Zhirinovsky de Rusia, ya que ambos son ridículos ejemplos de esta corriente política; es el que debería de asimilarse en el país, pero es intentar detener el Lempa con la palma de la mano.

El efecto Uribe es el que pretende impulsar la derecha social salvadoreña

En nuestra América Latina la derecha se recupera después de continuas derrotas electorales, cada derecha latinoamericana está superando esto muy lentamente. Panamá, los más rápidos; México, con dificultades; los más tardados: Chile; y los desastrosos: Colombia, una derecha que bajo la seguridad democrática, ha terminado impulsando a un neo marxista. En el resto del continente la derecha vive en la UCI y sus pronósticos son reservados.

¿Antes de ser derecha social-popular-descalza que eran los ganistas? De claves de una derrota podemos concluir que: bajo la idea de que Tony Saca es aún popular creen posible la reelección, aunque esto significara cambiar las reglas de juego electoral. Se asegura en este trabajo que Herbert Saca avanzo negociaciones serias con diputados de derecha para lograr modificaciones constitucionales que posibilitaran una reelección. Esto en un continente que estaba reeligiendo presidentes, ¿debía de parecer extraño para el país?

En la actualidad Violeta Chamorro goza de una amplia popularidad, incluso una encuesta reflejaba que su gobierno ha sido el mejor en los últimos 35 años en Nicaragua. Vive alejada de la política; mucho tendría que aprender Antonio Saca de esta noble mujer.

Es necesario que la derecha se pregunte qué es ser derecha hoy. Sin temor a sentirse traidor. Apoyar una derecha popular o social es apoyar a futuros desviados ideológicos, que finalmente buscan prestigio, poder, posición. Lo lógico es una alianza de las derechas, pero con un nuevo ingrediente: democráticos hacia adentro y hacia afuera, y con claros mecanismos de relevo.

El tiempo que la derecha salvadoreña se tarde en comprender esto y llevarlo a la práctica, ese mismo tiempo el FMLN estará en el gobierno. Y durante este mismo periodo tendrá este partido el derecho político de impulsar el socialismo del siglo XXI.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada