martes, 4 de agosto de 2009

ARTE NACIDO BAJO LA DIASPORA SALVADOREÑA EN LONG ISLAND -SANTIAGO MIRANDA


BIOGRAFIA
Santiago Miranda – por Jguz

Nació el 4 de marzo de 1968 en un pequeño lugar a las orillas del Lago de Ilopango denominado Cantón Apúlo, San Salvador, El Salvador.

Desde pequeño su inquietud por las artes se manifiesta, ya que a temprana edad la actuación fue su interés motivándolo a participar en cada uno de los eventos artísticos que en su escuela se organizaban para celebrar distintos actos conmemorativos y cívicos.

Los años pasan y la vocación artística queda suspendida en un limbo ante la necesidad de sobrevivir y sacar adelante a la familia. Su adolescencia y juventud sufre los efectos del escenario de la guerra fraticida que por 12 años vivió el país y sus secuelas.

La carencia de una fuente de trabajo digna que lo hiciera salir su mundo convivir entre pescadores y el entretenimiento turístico que caracteriza su hábitat, lo obliga al igual que muchos a dejar la tierra que le vio nacer en busca de un mejor porvenir en los dominios del Tío SAM y buscar el sustento para una nueva familia a quienes deja a temprana edad, renunciando a la dicha de ver crecer a sus hijos por buscarles un mejor porvenir

Ya en tierras del famoso sueño americano es acogido por un grupo de amigos empresarios, uno de ellos artista con el cual comparte sueños e ideales formando un dúo solidario. La oportunidad de conocer a otro artista que alienta a su amigo a que retome su carrera de pintor, sueño almacenado en el sótano por 20 años le hace participar de la aventura que estos dos emprenden por darse a conocer como artistas y salir adelante pese a la apatía a lo cultural y artístico de la comunidad.

Desconocedor de las reglas de la semántica, el verso y la prosa, letrillas, cuartetos o cualquier otra forma que son del dominio de los maestros de las letras, lo caracteriza como un autodidacta.

Sus escritos presentan algo sin igual e inédito, sano y puro que no esta empañado por lo comercial, es el sentimiento expresado en su esencia, algo natural y espontáneo, sus vivencias, su propia lucha por encontrar y exteriorizar ese yo interno y todo eso asimilado de la guerra y los senderos torcidos de la vida que el destino nos depara, esa es su rubrica.

“TAMBIEN YO SOY AMERICANO”

A ti que luchas por esta nación
Y dices que estas en contra de la emigración
Detente y observa tu pasado
Y veras si en tu familia no existió un indocumentado

Reniegas de tu raza y de la sangre que corre en tus venas
De la misma que hoy te avergüenzas y también te apenas
Humillas a tu gente y hasta tus hermanos
Diciéndole con cinismo”Yo si soy Americano”
¿Por que naciste en este país del norte lo dices?
No te equivoques, pues yo te lo aclaro si me lo permites…

De polo norte a polo sur
Compuesto esta un continente
América… por nombre
Y se divide en tres partes
Norte, Centro y sur

A los del norte les llaman norte americanos
A los del centro, Centro americanos
Y si son del sur, Sur americanos

Por que América se llama el continente… y no una nación
Y no importa en que parte de América nacimos
Pero si nacimos en América, también nosotros somos “Americanos”

Muchas generaciones a este país del norte emigraron
Procreando hijos nacidos, ciudadanos norte americanos
Esos mismos que de su raza y descendencia se olvidaron
Y que hoy luchan y persiguen, incluyendo padres y hermanos

Se les olvida que este país es de emigrantes y de oportunidades
Aun que a veces duele, pero a muchos hay que decirles sus verdades
Y basta saber tan solo su apellido
Para saber de donde su raza ha salido…

Y con esto no quiero a nadie ofender
Ni crear ninguna confabulación
Pero si no aprueban una ley justa de emigración
Nuestros derechos vamos juntos… a defender.

“LAGRIMAS DE DOLOR”

Lagrimas de dolor brotan de los ojos
De una madre ante una noticia,
Su hijo que estaba en la guerra, en Irak había muerto….

Un silencio total y un gran vació se apodero de su corazón
Había perdido un pedazo de su propio ser
La tristeza y el dolor destrozaban por dentro su alma
Y al no aguantar más, rompe el silencio con estas palabras…

¿Por que mi Dios y hasta cuando? ¿Esta guerra va a durar?
¿Y cuantas vidas más tienen que cobrar?
¿Y cuantas madres a sus hijos tienen que llorar?
¿Por que así como vamos esta guerra nunca…se a de ganar…?

Es una barrera con muchos obstáculos
Es una Guerra entre dos mundos
Muchos intereses están en juego
Muchas vidas inocentes están bajo fuego


Muchos soldados hispanos dan su vida
Por una causa que ni ellos entienden
Se encuentran en un callejón sin salida
Y muchos lideres esta Guerra defienden

¡Pero no! Ha llegado el momento de poner alto
A tanto dolor… a esas vidas tenemos que salvar
Unámonos todos y gritemos en una sola voz

Por que nuestras tropas… a casa nos tienen que regresar…

Rechacemos a la guerra y juntos unidos abrasemos a la paz…

“PULGARCITO”

Pulgarcito, así te llamó una gran poetisa
Una poetisa que sí, sabía lo que decía
Por que tú eres pequeño en territorio
Pero tu gente es grande de corazón…

Pero lejos de ti estoy
Ausente y melancólico hasta hoy
Pero añorando algún día regresar
Y sé que con fe en Dios, lo he de lograr

Más sin embargo sigo aquí
Haciendo mil cosas para el tiempo ignorar
Cuento los minutos, las horas y los días para regresar a ti
Pues la soledad y la nostalgia, más me hacen recordar

Y por las noches sentado a solas con mi tristeza
Agobiado y desconsolado grito con mucho dolor
¿Dónde estás patria mía? ¿Dónde estás San Salvador?
Y ¿Dónde están tantos lugares bellos de mi lindo El Salvador?...

Y en el silencio,
Lágrimas salen de mis ojos
No son lágrimas de dolor, tampoco de tristeza
Son de alegría. Sí de alegría, por que extraño tanto a mi nación
Y nunca me olvidaré de ella
Por que yo soy, Guanaco de corazón.

“UN DIA AL REGRESAR”

Hoy, me levante con ganas de escribirte a ti
A ti, patria mía, que permitiste que naciera en tus tierras
A ti, que me viste crecer y además correr
Pero que también un día, me viste partir…

Creo, que juntos lloramos ese día
Tu, porque a uno de los tuyos perdías
Y yo, por la nostalgia y la melancolía
De dejar todo, en mi patria querida

Han pasado muchos años
Y aún sigo aquí, esperando algún día regresar
A correr de nuevo por tus lindas calles
A deleitarme, con tus majestuosos paisajes
Y quedarme y más nunca volverte a dejar

¿Cuán glorioso, será ese día?
¿Cuán glorioso, será para mi vida?
El poner de nuevo mis pies en tan lindo suelo
Sentir que la sangre corre fuerte por mis venas
Que la piel se me eriza y el corazón se me acelera…

Se que ese día, mis ojos no pararán de llorar
Lágrimas y más lágrimas de ellos, brotarán
Tan solo por el hecho, de encontrarme de nuevo en ti
En ese momento, levantaré mis ojos al cielo
Y daré gracias a Dios, por haberme permitido regresar

Pero también, le daré las gracias
Por darme el gran honor,
Ese gran honor, de ser cien por ciento salvadoreño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada