domingo, 13 de febrero de 2011

DEL ESCRITORIO DEL ASAMBLEISTA

Ramos: Aún en tiempos difíciles, la educación debe ser prioridad

Por Asambleísta Phil Ramos
Muchos residentes del 6º distrito de Asamblea se me han acercado en los últimos días preocupados por los reportes noticiosos sobre la posible pérdida en Long Island de más de $250 millones en fondos para la educación de nuestros hijos. Mi respuesta es la misma: Aún en tiempos difíciles, la educación debe ser prioridad y como tal seguiré trabajando en Albany, buscando aliados sin importar la viñeta partidaria, para asegurarnos que las futuras generaciones estén listas para competir en el siglo XXI.

Dada la crisis económica de los últimos años asociada a los altos costos de vida de nuestra región, la situación del presupuesto estatal se ha ido complicando más y más. De hecho, muchos han interpretado el resultado de las últimas elecciones como un mandato para la reducción del gasto público tanto en Washington como en Albany. La alta carga de impuestos sobre la propiedad es un tema recurrente en los foros comunitarios. Y es ahí donde una posible pérdida de fondos estatales nos afectaría aún más.

El nuevo gobernador, Andrew Cuomo, nos ha dado a conocer desde el pasado 1º de febrero sus prioridades presupuestarias. Muchas de sus ideas son loables aunque no estemos de acuerdo al 100%. Cuando el gobernador Cuomo dice que hay que encontrar una solución al gasto desmedido en salarios de los administradores de escuela, a excepción de los mismos administradores, creo que la enorme mayoría de residentes estamos de acuerdo. No se puede justificar en estos tiempos de crisis salarios de más de $250,000 al año. Muchos menos puede tolerarse que miembros de las juntas escolares se valgan de sus puestos para hacer de los distritos escolares una agencia de contratación familiar.

Como miembro del comité de educación de la Asamblea, he estado estudiando algunas medidas que ayuden a reducir otro tipo de gastos como por ejemplo promover que los distritos escolares se asocien al momento de hacer compras de equipo, materiales y servicios logrando así un mejor precio y por lo tanto generando un importante ahorro.

Lo que no podemos permitir es que programas importantes como la educación bilingüe, ESL, de artes y deportes sean recortados, especialmente en comunidades como Brentwood, Central Islip y Bay Shore ya que el impacto que tienen estas medidas en nuestra área difiere en gran medida como por ejemplo en Dix Hills o Commack. La razón es simple. Los que vivimos en áreas del 6º distrito tenemos menos dinero discrecionario al final del mes para pagar programas extracurriculares que sustituyan los recortes escolares.

Mi compromiso es claro: la educación de nuestros hijos fue, es y deberá seguir siendo nuestra prioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada