jueves, 13 de diciembre de 2012

Madriguera Idiomática-JAIRO CALA OTERO


Madriguera Idiomática
  
«Con la compra de un carro viejo estafaron a la Universidad Industrial»: Título aparecido hace algún tiempo en un periódico conservador de la capital de Santander. Aunque no acusa imprecisiones gramaticales, el sentido sí está desviado. A la UIS ─ según la información exacta─ se la estafó con la venta de un carro viejo, no con la compra. Porque fue el vendedor quien provocó el timo contra los recursos de la universidad, no ella.

«El día 3 del presente mes de octubre…». Redundante oración, de uso muy frecuente. Es innecesario citar el nombre del mes si ya se ha dicho «del presente mes». Aunque, a decir verdad, es mejor la forma: «El 03 de octubre»  (sin la palabra ‘día’). Porque ahí hay otra redundancia. Esa misma fórmula es válida para referencias el año. No es necesario decir: «El 03 de octubre del presente año de 2012». Lo preciso es directamente: «El 03 de octubre de 2012». A propósito de los nombres de los meses, estos se escriben con minúscula inicial, siempre que no comience oración con ellos. Aunque hay obstinados que argumentan: «Es que para mí los meses tienen gran importancia». La norma no hace disquisiciones sobre «la importancia» de los meses ni de los días; ni por ella se compone la ortografía.

 «...justicia, seguridad social y sobre todo empleo, que es el gran flagelo...». En esta expresión, tomada de una oración larga pronunciada en una estación radial por un periodista, apenas hay una incorrección idiomática. La otra es una mentira. Se afirma que «el empleo es el gran flagelo» del país. No es así. El gran flagelo social es el desempleo. Porque el empleo es la solución para ese mal, que preocupa a varios millones de compatriotas que carecen de un puesto laboral. Y segundo, entre la conjunción ye (y) y el vocablo ‘empleo’ debieron escribirse comas, porque ‘sobre todo’ es un inciso en esta oración.

«Este es el teléfono de la jefe de prensa que se llama Catalina Hoyos es 005- 521-310752… ella les pasa de una a la ministra». ¡Concurso de barbaridades aquí! Vamos por partes. Quien redactó este mensaje escribe como habla, y se nota que habla mal. Lo indicado es escribir muchísimo mejor que como se habla. Aunque hay quienes tienen la destreza de hablar y escribir estupendamente. 1. Lo que suministraba no era el teléfono sino su número telefónico. 2. Luego, aunque la norma admite el sustantivo ‘jefe’ antecedido del artículo ‘la’, lo ideal es decir ‘la jefa’ para que haya concordancia de género (artículo y sustantivo en femenino). 3. Faltó una coma enseguida de ‘prensa’; y sobró la conjunción ‘que’. Como está escrito, se indica que, además de Catalina, hay otras jefas de prensa. 4. Enseguida de Hoyos sobró repetir el verbo ‘es’; 5. En cambio, después de ‘es’ hicieron falta los dos puntos, puesto que se está anunciando algo, un número. 6. Al terminar el número, debió ponerse punto en vez de puntos suspensivos. 7. Y aunque la jefa de prensa sea muy eficiente, es bueno que pase a la ministra «de una vez», en vez de pasarla «de una». Es decir, que no se corte la oración. La jerga de la calle es para allá, pues allá nació; no tiene normativa lingüística. En los medios de comunicación las amputaciones no deberían ser de buen recibo.

«Dicha solicitud, de ser fallada en contra del sindicado, tendría además de la privacidad de su libertad, una sanción que va de 200 a 500 salarios mensuales legales vigentes». El redactor que esta oración construyó posiblemente sea muy «privado» en todos sus actos. Tanto que le metió «privacidad» a la privación de la libertad de alguien en líos judiciales. Y con ese error generó otro: una cacofonía inútil (privacidad/libertad). ¡Imagínese lo que pasaría si existiese norma alguna que prive de la libertad, o aplique unos cuantos salarios de multa a los atropelladores del idioma! Pero hay más: no es la solicitud hecha la que recibirá una sanción monetaria, como se entiende en esta oración; es una persona investigada por un delito cometido.

«En la obra de estabilización se desarrollan rellenos para encausar las aguas lluvia». ¡Insólito es el mundo judicial! Esta oración lo que anuncia es que le van a seguir un juicio penal a las aguas lluvias. Seguramente sea porque provocan deslizamientos de tierra, y con ellos, la muerte de personas. El error se produce por una pequeñez (pero no por eso sin importancia): falla la ortografía. El verbo ‘encausar’, escrito con ese (s) significa ‘adelantar un juicio jurídico contra alguien’. Mientras que el verbo ‘encauzar’, escrito con zeta (z), significa ‘encerrar en un cauce una corriente o darle dirección por él; también, encaminar, dirigir por buen camino un asunto, una discusión’. Y, por último, hay una discordancia en la misma expresión: «aguas lluvia». Debió escribirse: «Aguas lluvias», ambos vocablos en plural.

//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
CORRECCIÓN GRAMATICAL DE TEXTOS 

Los textos bien presentados dan más distinción que aquellos con descuidos gramaticales, ortográficos y de puntuación. Para suplir esos vacíos ponemos nuestro talento a su servicio. 
Confíenos sus informes, publicaciones periodísticas, ensayos, cuentos, novelas, tesis de grado y similares para corregirlos con ajuste a la normativa del español.
¡Nos encanta corregir, porque sus escritos merecen resplandecer!
Informes: 674 06 79 – 315 401 0290 / mundodepalabras@gmail.com
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////


ESCRIBEN LOS LECTORES

Apreciado señor Cala, agradezco que se haya tomado el interés de contestar mi correo, en donde expreso mis inquietudes sobre el ejercicio del idioma, que tanto nos interesa. Sea la oportunidad para felicitarlo y desearle muchos éxitos en el noble ejercicio periodístico.
Cordialmente,
Gabriel  Ángel Páez.
**
Jairo, buenos días.
Muchas gracias por sus mensajes. Pienso que el trabajo que haces es necesario. En particular, me agrada la idea de eliminar la agresividad de la comunicación escrita. Pienso que esa agresividad será posible disminuirla en la medida en que lo hagamos en la comunicación oral; es sorprendente escuchar a un grupo de 3 o 4 personas (con frecuencia profesionales) cómo en «broma» se agreden y agreden al que está ausente.

Creo que es la cultura china la que considera que en cada broma hay algo de verdad. Además, es curioso cómo en nuestro medio los amigos o colegas no se atreven a decirte lo que piensan de ti de una manera serena, sin antes «echar» un chistecito (con frecuencia desgastado por el uso). No menos incómodo es que mientras te «echan» el chistecito y tratan de decirte lo que pueden decir, te cogen el hombro y manipulan las manos como si estuvieran en la plaza.

Bueno, es mi parecer; espero que mis comentarios te den tema de análisis.

Jairo, te deseo un trabajo creativo en este camino.

Jairo Garavito
Bucaramanga
**

Señor
Jairo Cala O.

Interesantes sus enseñanzas.
Muchas felicitaciones por enseñarnos la manera más correcta de expresar y redactar nuestras ideas, así usted contribuye con la paz y la armonía entre los colombianos, porque dejamos de agredirnos cuando logramos buena comunicación.

Cordial saludo,
Abelardo Santos Serrano
Profesional en gestión empresarial
**
Agradezco a usted los artículos enviados a mi correo electrónico, los cuales son de gran utilidad para mejorar cada día mi vocabulario.
Felicitaciones por tan maravillosa idea.

Orlando Jerez Porras
Palmas El Dorado Ltda.

**
¿Sabe?, me gusta como escribe, tiene ese gran don de la palabra, tan escaso por estas épocas.

Luz María Pinto Lozano
Abogada
Bucaramanga
**
Gracias, don Jairo, por sus anotaciones.  Muy amable.
Raúl.
**   
Es formidable que alguien aún se preocupe por nuestra mancillada lengua castellana.

Lo felicito, y espero contar con sus informes periódicamente para divulgar el buen uso del idioma más bello del mundo.

Atentamente,
Giovany Gil.
**

No se dice…

NO SE DICE: Al interior de…
SE DICE: En, dentro de.

NO SE DICE: «Cangrejiada».
SE DICE: Reculada. (Reversar o echar atrás una decisión).
  
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Este boletín pedagógico llega a usted por una cortesía de su autor. Carece de patrocinios económicos, solo tiene una gran dosis de esmero personal. No obstante, si usted deseara, eventualmente, gratificar este trabajo de estudio e investigación para apoyar su distribución, puede hacerlo. ¡Gracias!
Si no pudiese, mantenga su tranquilidad. Estas letras no imponen nada. Ante todo, haga uso de su libertad de consciencia.
//////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada